Las sesiones de sanación a distancia por nuestros hermanos espirituales se realizan durante tres jueves seguidos, en el horario de 20 a 21 horas del país donde se encuentre el enfermo. En casos excepcionales, en que la persona no pueda en este horario, podrá pedir hacerlo en el horario de 23 a 24 horas.
En estas tres sesiones de sanación, los médicos espirituales efectúan las operaciones y curaciones que requiera el enfermo y que les sea permitido.
Después de las tres sesiones corresponde a cada enfermo poner de su parte, continuar orando y pidiéndole a Dios y a los buenos espíritus que los ayuden a sanar, a sacar las rabias y frustraciones de sus almas, a perdonar y perdonarse, a practicar la caridad, la humildad, el bien. Pueden dejar un día a la semana para orar en la intimidad, dejando un vaso con agua donde los espíritus buenos echarán los fluidos que les harán como un bálsamo para sus cuerpos y sus almas.

Indicaciones para las Sesiones de Tratamiento Médico Espiritual a Distancia

- Sobre la ropa :

Se deben usar sábanas blancas en la cama y vestir al enfermo también con ropa blanca (camiseta, camisa de dormir o lo que tengan).

Si no tienen sábanas blancas, pueden colocar cualquier sábana o frazada del color más claro que tengan. Pero lo que está en contacto con el cuerpo del paciente debe ser blanco o muy claro.

Poner las sábanas sobre la cama para no desarmarla, se acuesta entre ellas y se puede tapar con alguna frazada o cobertor para que no le dé frío.

Toda la ropa debe ser lavada para cada sesión.

 

- Sobre el agua fluidificada espiritual :

El agua fluidificada espiritual es el agua donde los espíritus ponen los fluidos con medicinas para la persona enferma.

Es agua normal de la llave (agua potable), que si desea puede hervirla y luego enfriar. No es necesario comprar agua envasada.

Para administrarla, vea nuestra sección "agua fluidificada”

 

- Sobre la alimentación :

En los días jueves en que la persona será atendida espiritualmente, ésta no debe comer carne, ni beber alcohol, ni fumar. Ojala tener un día tranquilo. Los días siguientes se puede alimentar siguiendo un régimen moderado, en lo posible evitar las carnes rojas, el alcohol y los cigarrillos.

 

- Sobre el baño :

Es conveniente que el enfermo se dé una ducha antes de la sesión, ojala tibia, para así relajarse y purificarse. Esto, siempre y cuando lo permita la salud de la persona; si está muy enfermo o le cuesta moverse, puede obviarse esta indicación.

 

- Sobre las oraciones :

10 a 15 minutos antes del inicio de la sesión de sanación espiritual, y hasta el comienzo de ésta, ya sea a las 20 horas o a las 23 horas según sea la situación, el enfermo debe quedar en lo posible solo y en silencio, orando y dirigiendo sus pensamientos positivamente hacia su sanación. Ésta, la oración, no va dirigida a nadie en particular, solo a Dios.

Este tratamiento no distingue entre credo religioso o ateísmo, lo importante es una meditación positiva hacia la sanación y agradecer a Dios que permite estas operaciones.

La oración puede ser cualquiera que interprete al enfermo y a su familia o amistades, según sus creencias y sus sentimientos. Si alguien lo solicita, podemos enviarle algunas por intermedio de nuestro correo electrónico.

 

- Sobre los médicos espirituales :

El enfermo puede ser operado por uno o más médicos espirituales según sus dolencias, y en una o más sesiones de sanación espiritual. Por ésto nosotros no recibimos sus nombres, pues por nuestro grupo se atienden muchas personas semanalmente, todas en el mismo horario.

 

- Sobre la sesión misma :

La habitación debe estar tranquila, con la puerta cerrada y de preferencia a oscuras o con una luz muy tenue.

El enfermo debe estar acostado y solo. En el caso de los niños, éstos pueden estar acompañados por un adulto, quien debe estar sentado en una silla aparte y orando por el menor.

La casa debe estar en el mayor silencio posible, si hay más personas en la casa pueden acompañar rezando desde otra habitación y cuidar que no haya interrupciones. Si hay personas que no creen, se les pide que guarden silencio mientras dura la sesión.

 

- Sobre el reposo antes y después de las sesiones de sanación espiritual:

Los días jueves de sesión, la persona debe hacer el mínimo esfuerzo físico y mental, estar relajado y evitar pensamientos negativos que le afecten.

Después de la sesión guardar inmediato reposo espiritual (tranquilidad y armonía). Es importante sostener el estado de dicha lo que más pueda.

En caso de presentar molestias en la zona intervenida, hacer reposo físico. El cuerpo le irá avisando cundo volver de lleno a sus actividades habituales.

Puede sentirse adolorido(a) hasta 3 días después de la intervención, pero siempre la sensación será de recuperación.

Confíe en que la sanación está ocurriendo en su vida, agradezca y dese tiempo para la meditación u oración

- Sobre los períodos de menstruación

Las mujeres que estén dentro de su período menstrual no afecta en nada al tratamiento espiritual. Éste no debe suspenderse por esta causa.

 

- Sobre las relaciones sexuales

No se deberán tener relaciones sexuales la noche antes y la noche misma de cada sesión.

 

Notas :

- Estas atenciones de sanación espiritual son completamente gratuitas.

- La sanación espiritual se hace sólo a la persona enferma que lo requiere. Ésta no puede ser reemplazada por nadie.

- Las personas que van a estar en un domicilio diferente al que anotó en el Formulario , no es necesario informarlo,. En la oración previa a la sanación avise esta situación a los médicos espirituales que la van a atender.

- Las personas hospitalizadas o que por fuerza mayor no pueden cumplir con parte o con todas las indicaciones anteriores, son atendidas igualmente por los médicos espirituales.

- Los pacientes que estén en tratamiento médico convencional, no deben interrumpirlo.

- No entregamos resultados de las sanaciones, ya que nosotros no recibimos esta información de parte de los médicos espirituales. 

- ¿A quién y cómo agradecer por estas sanaciones?. Se debe agradecer a Dios, practicando la caridad, ayudando a quien lo necesite, visitando hogares de ancianos, de menores, enfermos en los hospitales, dar alimentos a alguna familia necesitada, etc.

- El resultado de la sanación espiritual depende de la fe, el merecimiento y los cambios morales y espirituales a que esté dispuesta la persona enferma a realizar en su vida, amando a sus semejantes, practicando la caridad y alejando de sí todos aquellos sentimientos negativos que nos enferman el cuerpo físico.